Recuerdos de Moscú 1

Cecilio Tieles en Moscú 1965

Cecilio Tieles Ferrer junto a su hermano Evelio y Karelia Escalante en el Conservatorio Chaikovski de Moscú – invierno de 1965

Les cuento una anécdota. Ahora no recuerdo el año, pero debe de haber sido entre los años 1961-63, cuando estudiaba en Conservatorio Chaikovsky de Moscú.

Acostumbraba siempre a asistir a las clases de aquellas «vacas sagradas» que le daban todo el prestigio a la institución, como Heinrich Neuhaus (Г. Г. Нейгауз), Oborin, Milstein y otros. Uno de los recuerdos que más satisfacción me causa, es el que ocurrió en una clase de ese gran pianista y una de las cúspides del siglo XX: Emil Gilels. Él acababa de llegar de los EEUU y comenta a los asistentes, entre los que me encontraba, que durante la gira, un día se sintió mal, y decidió quedarse en el hotel. Para pasar el tiempo encendió el radio y escuchó el 2º concierto de Prokofiev, tan bien tocado por un pianista norteamericano que quedó prendado; lo escuchó entusiasmado y le pareció genial. Espero a escuchar el nombre y resultó ser ¡Jorge Bolet! Cuando escuché ese nombre, quise interrumpirlo para aclararle la confusión, pero todo el que haya estudiado en el Conservatorio de Chaikovski de Moscú, conoce el respeto reverencial que sentíamos por esos genios, aparte de que imponían por su autoridad… Continuó su relato Gilels diciendo: “al siguiente día me fui a comprar todas las grabaciones que encontré de ese pianista, pero lo que escuché ya no me gustó tanto. Prokofiev, sí, ¡genial!”

Cuando finalizó, yo le preciso: “-Emil Grigoriévich, ese pianista no es norteamericano, sino cubano, de donde procedo yo mismo.” ¡Se sorprendió muchísimo! Me vi obligado a relatarle algunos aspectos de la historia musical de Cuba y de Bolet. ¡Muy curioso! Quedó muy agradecido por la información y tuve la impresión de que a partir de ese momento me vio con otros ojos, no solo era un estudiante que venía de París, sino que tenía un plus por venir de un país que tenía grandes pianistas y una rica cultura musical.

Salou, 15 de julio 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *